Blogia
EL RINCÓN DEL

EN MADRID, HACE TIEMPO QUE PERDIMOS LA ESPERANZA

 

 

Érase una  vez una marquesa que habitaba un palacio a consecuencia de un pelotazo ladrillero y decisión del pueblo al que decía servir.

Se rodeaba de fieles, adláteres pelotas que la hacían la corte como siervos a la voz de su amo. Poseía medios de comunicación afines a sus intereses con la pluralidad característica de injerencia. Los profesionales del medio principal de propaganda, llegados por oposición, se negaron a aceptar tan amañadas noticias. El dinero lo puede casi todo y cuando no es de uno, mejor que mejor, se juega más limpiamente contratando a nuevos delfines recién salidos del Zoo para ser domesticados.

La llamaban la marquesa del pan bendito, por su acercamiento a los arrabales de la ciudad, su profundo miramiento liberal a los más necesitados; todo esto bendecido por el clero democrático y constitucional.

Su afán de poder y protagonismo le llevaron a ser temida por su cortesanos. No hacía ascos a nada. Introdujo una red para amañar los contratos de servicios a los actos que acudían, se saltaba las normas de palacio, solo quería a sus amigos dentro del carrusel del negocio liberal.

Todo lo publicado o noticiado era mentira, “exclamaba la marquesa”  sacado a la luz por los medios de comunicación no afines, contando los affaires de la villa y corte. Lo negaba todo…todo, no sabia nada de lo que hacían sus súbditos a los que nombraba y quitaba  a capricho, hasta descubrirse el pastel.

Eso sí, iba a misa a confesar todos los pecados, allí estaba el padre prior repartiendo perdón a modo de embajador divino.

No contenta con las trastadas de sus amigos, recela del comportamiento de alguno de ellos por cambiar de palacio y les monta un espionaje, para seguirles sus pasos por si les puede pillar en algún tropiezo y sacarlo a la luz, una forma de liquidarles de la vida pública. No calculó bien el tiro del cañón sin retroceso y  fue a caer en su propio campo.

Es el poder de los dictadores, los que tiran la piedra y esconden sus vergüenzas, mediante su gran número de fieles cortesanos sin escrúpulos morales.

El pueblo ciego, sordo y a veces mudo, la protegía de sus vaivenes como algo normal, como la vida misma,

Claro pues, el pueblo tenía lo que se merecía.

 

¿Cuando tendremos una justicia democrática en España¿…

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

EL PONTON DE LA OLIVA -

Gracias amigo por el comentario, no siempre podemos estar de acuerdo.

Huelva -

Valoro el esfuero que ha realizado para realizar el artículo.
Aunque del final no estoy del todo de acuerdo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres